Mantenimiento capilar

El cabello y el cuero cabelludo son tan importantes como delicados y así los trataremos. Con suaves y lentos masajes, evitando frotamientos, irritaciones, descamaciones, etc.

El Champú fitoactivo es un bio-limpiador líquido y muy suave que puede utilizarse incluso a diario. Es recomendable aplicarlo una primera vez sobre el cabello seco (sobre todo con cabello corto) y dejarlo unos minutos actuar (mientras nos duchamos, por ejemplo). No nos extrañe que haga muy poca espuma (innecesaria en el proceso de limpieza). Después aclararemos un poco el cabello y haremos una segunda aplicación, en la que ya obtendremos un poco más de espuma, mientras masajeamos con suavidad el cuero cabelludo. Hemos aunado limpieza, nutrición y remineralización.

El Óleo-activo capilar es un aceite vegetal muy nutritivo, fortalecedor y protector del cabello. Lo utilizaremos siempre que queramos pero, sobre todo, en cabellos debilitados y para minimizar los negativos y estresantes efectos de tintes, decoloraciones, mechas…etc. Lo aplicaremos sobre el cabello seco, antes de lavar la cabeza con el Champú fitoactivo y lo dejaremos actuar durante un mínimo de 5 minutos. El Óleo-activo capilar resulta también de gran eficacia a la hora de facilitar el peinado y/o cepillado de cabellos encrespados, aplicando unas gotas del mismo sobre el pelo.

Una práctica muy saludable y positiva con estos dos productos es aplicarlos mezclados, ya que reunimos un sinfín de acciones, sobre todo en cabellos canosos, secos o muy castigados. Basta con verter una cucharada de Óleo-activo capilar en un envase de 210 ml. de Champú fitoactivo. Agitaremos bien antes de usar y aplicaremos como el champú (puede ser a diario). El cabello gana fuerza, brillo y suavidad.

La Esencia floral para el cuero cabelludo es una loción vegetal muy rica en nutrientes hidrosolubles que regulan los ciclos del cabello y equilibran sus funciones, asegurando un pelo más sano y más fuerte. Podemos aplicarlo antes del peinado, tanto si nos hemos lavado el pelo como si no lo hemos hecho, extendiéndolo con las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo, realizando un suave masaje. Evitaremos frotamientos fuertes y lo dejaremos actuar y secar, sin retirarlo. En condiciones normales, sin ningún tipo de afección, será suficiente una aplicación semanal.