Hidratación, nutrición y elasticidad

Para estos logros, sinónimos de juventud, en DULKAMARA bamboo contamos con dos texturas: crema y aceite.

Emulsiones que saben de piel, de lípidos, proteínas, colágeno, elastina, queratina… que son bio-saludables, exquisitas y plenamente identificadas con la piel (sin emulgentes, ni conservantes de síntesis, ni derivados del petróleo).

Todas nuestras cremas limpian, hidratan, nutren y penetran hasta las capas más profundas de la piel. Trabajan desde dentro hacia fuera eficazmente con la inestimable colaboración de la lecitina, de aceites vegetales vírgenes (riqueza de ácidos grasos esenciales Omega 3, 6, 7 y 9) y de los extractos de bambú (enzimas catalizadoras, silicio, magnesio…), que van a mantener la humedad natural de las capas profundas de la piel, a flexibilizar la membrana de las células, favoreciendo su regeneración y van a fortalecer la retícula del tejido conjuntivo, aportándole firmeza y resistencia.

Podemos utilizar la Emulsión (crema) que más nos guste, con la frecuencia que nos “pida” nuestra piel, recordando siempre que son suficientes pequeñas cantidades de producto. Es preferible aplicar pequeñas dosis con mayor frecuencia.

Solamente daremos alguna indicación:

  • Crema facial hidro-nutriente, en el caso de pieles finas, frágiles, descamadas, secas, con cuperosis o prematuramente envejecidas.
  • Emulsión reafirmante, en pieles con pliegues cutáneos, arrugas, flacidez, asperezas. También si tenemos acontecimientos especiales.
  • Crema complex color, si además queremos añadir un bonito color o no nos es posible el uso de maquillajes convencionales o si deseamos armonizar u homogeneizar zonas de diferente color.
  • Crema bioactiva FP6, para pieles fotosensibles, reactivas, grasas, con manchas o faltas de pigmentación, con necesidad de regeneración, acné. A diario, para protegernos del sol o para conseguir un bronceado natural estimulando la generación de melanina.
  • Fito-emulsión corporal, para nuestra piel más fatigada: cuerpo, piernas cansadas, pies… o con problemas vasculares (arañas), de flacidez, celulitis, irritaciones. Para facilitar la extensión de esta crema y obtener mejor rendimiento podemos aplicarla con la piel todavía humedecida, después de la ducha o baño, o habiéndola humedecido previamente con un Agua floral.  ¿Mimamos el cuerpo como si fuera la cara?
  • Además, si, previamente a la aplicación de cualquier crema, pulverizamos Leche virginal bambú aumentaremos su eficacia y aliviaremos la fatiga de la piel.

El Aceite revitalizante, de gran poder antioxidante y rejuvenecedor, es otra increíble herramienta basada en aceites vegetales y esenciales, sin sensación grasa. HIDRATACION CON MAYÚSCULAS, riqueza de nutrientes, que flexibilizan y confieren elasticidad, tono y firmeza a los tejidos. Excepcional anti-arrugas y anti-estrías. Lo utilizaremos cuando queramos, de día o de noche y podemos aplicarlo, también, mezclado con una Crema o con Leche virginal bambú, ya que todos los productos son compatibles, se complementan y se enriquecen.