El afeitado

Es importante cuidar la piel para que el afeitado sea fácil. Si la piel recibe la hidratación precisa y se regenera bien cada día, será resistente, tolerará el paso de la cuchilla y evitará problemas que pueden producirse tras el afeitado. Unas sencillas pautas:

Aplicaremos unas gotas de Aceite revitalizante antes de la espuma o gel para formar una doble película de aislamiento entre la cuchilla y la piel. Muy útil en la segunda pasada de cuchilla.

Repararemos, tras el afeitado, ocupándonos no sólo de la zona afeitada sino de la piel de toda la cara y podemos elegir:

Savias pieles sensibles reconfortantes, con ingredientes de propiedades antisépticas y para quien guste de la sensación after-shave líquido.

Pulverizar sobre la cara Leche virginal bambú y aplicar, sobre la piel aún humedecida, Crema bioactiva FP6, con lo que añadimos poder restaurador y calmante. Idóneo ante días soleados.

Aplicar una mezcla (preparada en la mano) de Leche virginal bambú y Aceite revitalizante, para calmar y revitalizar la piel.